El estado del mercado de bonos

Related Content Related Video White Papers Related Articles

By David Leduc, Director de inversiones en Standish, parte de BNY Mellon

“Dadas las mejoras continuas en las condiciones económicas, un aumento en el rango objetivo de los tipos de interés podría estar justificado durante este año”.

–Janet Yellen, Presidenta de la Reserva Federal estadounidense (Fed).

  • Estimamos que los recientes datos sobre debilidades económicas en los EEUU son temporales y están en parte relacionados con los fenómenos meteorológicos ocurridos en el país.
  • Por lo tanto, creemos que la Fed sigue teniendo la intención de aumentar los tipos de interés a corto plazo a mediados de año.
  • El hecho de que la política de tipos de interés haya cambiado desde el punto de vista operativo probablemente cree volatilidad en el mercado.
  • Creemos que la curva de los bonos del tesoro estadounidenses se aplanará y que el dólar continuará reforzándose, pero nos preocupa que los mercados de crédito experimenten un aumento temporal de la rentabilidad.

La salida gradual de la Fed

Hace ya más de seis años que la Reserva Federal adoptó la expansión cuantitativa (QE) y la política de tipos de interés cero para combatir la crisis financiera de 2008. Hoy en día la economía de los EEUU se está recuperando y la Fed está en el proceso de normalizar las políticas de forma gradual. El primer paso fue moderar la QE, que fue finalizada por la Fed en octubre de 2014.

Más recientemente, el banco central ha sentado las bases para la subida inicial de los tipos de interés de los fondos federales al alterar su declaración de expectativas en su junta de política monetaria de marzo de 2015 y especificar que a futuro dependerá de los datos existentes. En consecuencia, los inversores han analizado a fondo los datos económicos y han prorrogado la subida inicial de los tipos hasta finales de año debido al reciente pequeño bache en el mercado del trabajo, gastos de consumo y datos de inversión empresarial.

Sin embargo, aconsejamos precaución y no centrarse demasiado en los datos del primer trimestre, ya que la desaceleración se debe en parte a fenómenos meteorológicos parecidos a los del año pasado. Además, la Fed se centra en tendencias a medio plazo en el mercado del trabajo y la inflación, y probablemente haya mirado más allá de los vaivenes de los datos de alta frecuencia, siempre y cuando estas tendencias a medio plazo no cambien.

Por ello creemos que la Fed sigue teniendo la intención de subir los tipos de interés en algún momento entre sus juntas de junio y septiembre.

Creemos que sin duda habrá algunas alteraciones en los mercados financieros cuando la Fed de verdad comience a subir los tipos. La política de tipos de interés de la Fed ha cambiado desde un punto de vista operativo y el banco central ha subrayado que la política monetaria no sigue un camino predeterminado, lo cual implica una mayor volatilidad.

Es probable que la Fed intente minimizar esta volatilidad resumiendo este mensaje de forma telegráfica y operando de forma gradual. En este contexto prevemos un aumento modesto de la rentabilidad de los bonos del tesoro y un aplanamiento de la curva de rentabilidad cuando los tipos a corto plazo suban más que los tipos a largo plazo.

También esperamos que el dólar continúe reforzándose mientras que la política monetaria difiera en EEUU, Europa y Japón. La rentabilidad del crédito podría aumentar inicialmente, pero si nos fiamos de la historia, esta tendencia se invertirá siempre que la expansión económica permanezca por el buen camino.

Los tiempos importan menos que el ritmo de la subida de los tipos

Aunque los inversores parecen estar obsesionados con el momento exacto de la subida inicial de la Fed, en nuestra opinión poco importa el hecho de que el banco central aumente o no los tipos en junio o septiembre. Creemos que los tiempos solo son relevantes si las subidas de los tipos se retrasan más durante este año o incluso hasta el 2016 debido a cambios en las posibilidades a medio plazo del mercado de trabajo y de la inflación.

Estimamos que la perspectiva a medio plazo no ha cambiado y que la reciente debilidad de los datos de EEUU se debe en parte a las condiciones meteorológicas y puede haberse visto influenciada por los cierres de puertos en la costa oeste debido al impacto de las encuestas regionales de fabricación.

Así, creemos que la Fed ignorará este último pequeño bache. En un discurso reciente, la presidenta de la Fed Janet Yellen dijo: “recordemos, es bien sabido que el efecto completo de la política monetaria solo se nota a largo plazo.” En otras palabras, los responsables de las políticas económicas no pueden esperar a conseguir sus objetivos para comenzar a ajustar las políticas.

En cualquier caso, creemos que el ritmo de las subidas de tipos es más importante para el rendimiento de los mercados económicos y financieros. El Resumen de Proyecciones Económicas de la Fed tras su junta de marzo debería de ser algo reconfortante en este aspecto.

Actualmente el banco central espera subir los tipos de interés en un punto porcentual de media anual hasta el 2017. Un ritmo tan gradual de subidas de tipos probablemente no desencarrile la expansión económica ni tenga un impacto duradero para los activos de riesgo.

preloader
Close Window
View the Magazine





You need to fill all required fields!