España: En el puesto 15 entre los países mundiales con más mujeres en puestos directivos

Related Content Related Articles

La universidad de Cambridge ha elaborado un estudio con el apoyo de BNY Mellon Investment Management (IM) – líder mundial en gestión de activos – y Newton, una de las firmas especialistas de BNY Mellon. Este nuevo análisis global, evalúa la influencia del factor económico, político, cultural y legislativo a la hora de determinar la llegada de la mujer a puestos directivos.

Fomentar el poder económico de todas las mujeres en la sociedad es un factor determinante para que las mujeres lleguen a los comités de dirección y permanezcan en ellos. Este es el elemento con mayor impacto para que una mujer llegue a la sala de juntas, aunque lo definen y condicionan en mayor medida factores externos a dicha sala: entre ellos se incluyen los años de formación esperados de la mujer y su participación en el mercado de trabajo.

Los países con un mayor poder económico de la mujer son Australia, Noruega y Dinamarca, mientras que Arabia Saudí, la India y los Emiratos Árabes Unidos están entre los países con menor poder económico de la mujer (véase la tabla más abajo).

El estudio también concluye que los valores y creencias colectivas de un país sobre la igualdad de género, la orientación humanista y la asertividad son elementos con una influencia mayor de lo que se creía. Las cuotas pueden ayudar a que las mujeres lleguen al consejo pero no tienen impacto significativo para que permanezcan en él.

Para obtener estas conclusiones, el estudio examinó 1.002 empresas de la lista Forbes Global 2000 en 41 países, 6 continentes y 51 sectores durante un periodo de 10 años. Fue liderado por el Profesor Sucheta Nadkarni de la Cambridge Judge Business School, la escuela de negocios de la Universidad de Cambridge, y auspiciado por BNY Mellon IM y Newton.

“Nos enorgullece formar parte de un estudio que examina los factores e impedimentos que condicionan la llegada y permanencia de las mujeres en la alta dirección. Esta investigación supone un profundo cambio en el enfoque actual de cuotas y señala la importancia de otorgar poder y apoyar a las mujeres en todas las etapas de sus carreras”, señala Curtis Arledge, vicepresidente de BNY Mellon y consejero delegado de BNY Mellon Investment Management.

“Me complace ver la confirmación de que dar poder a las mujeres fuera de la sala del consejo es clave para que lleguen al consejo y permanezcan en él, lo cual podría convertirse en un círculo virtuoso”, opina Helena Morrissey, consejera delegada de Newton, parte de BNY Mellon.

Aunque en menor medida, otro factor clave para que las mujeres lleguen al consejo y permanezcan en él sigue siendo la calidad y disponibilidad de las prestaciones o medidas de apoyo para maternidad y paternidad, las horas de trabajo flexibles y el derecho de volver al trabajo, elementos que, en conjunto, contribuyen a una cobertura efectiva por maternidad.

Al examinar el efecto de la dimensión cultural nacional en los diferentes países, vemos que algunos de estos factores como la igualdad de género y la orientación humanista tienen un fuerte efecto en la representación femenina en los consejos, pero poca relevancia en su permanencia.

Por otra parte, factores como el reconocimiento cultural, la recompensa de la asertividad o del comportamiento agresivo limitan el acceso de la mujer a los comités de dirección, aunque aumentan la permanencia en el cargo para aquellas que consiguen acceder. “Los rasgos culturales nacionales tienen un efecto claro en la composición femenina de los comités de dirección en todos los países del mundo”, explica el Profesor Sucheta Nadkarni, autor principal del estudio y titular de la Cátedra Sinyi de Gestión China en la Escuela de Negocios Cambridge Judge.

“En países con una cultura empresarial asertiva como Alemania o Grecia llegan menos mujeres al comité de dirección, pero aquellas que llegan permanecen allí más tiempo. El problema de la permanencia de las mujeres en los comités de dirección necesita un examen más profundo para determinar si indica éxito, participación simbólica, buenos contactos profesionales o buenas capacidades. Este estudio plantea muchas preguntas acerca de este tema.” Agrega el profesor Nadkarni.

Aunque la situación cultural varía en todo el mundo, no hay una distinción clara entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Por ejemplo, la igualdad de género ha tenido un impacto significativo en el aumento de la representación femenina en los consejos de dirección en países escandinavos y en otros países europeos como Francia y los Países Bajos. Sin embargo, en países con poca igualdad de género como Alemania, China, Corea del Sur o Catar, sigue habiendo un número reducido de mujeres en los consejos de dirección.

Igualmente, los países que valoran culturalmente la crianza y la orientación humanista como Suecia y Finlandia tienen a más mujeres en sus consejos de dirección que países como Alemania, Grecia y el Reino Unido, que no sostienen los mismos valores.

preloader
Close Window
View the Magazine





You need to fill all required fields!